DINCAT denuncia la dificultad creciente de los discapacitados intelectuales para acceder a plazas y servicios

En Cataluña hay 650 personas con discapacitado intelectual que están esperando tener acceso a un servicio de atención diurna o un servicio de acogida residencial.

Content
Esquerra

"El argumento de no hay dinero, no nos sirve. Es una cuestión muy clara de prioridades. Prioridades presupuestarias y voluntad política. Es una cuestión de justicia social y derechos". Con esta contundencia se mostraron las familias de las personas con discapacitado intelectual o del desarrollo al acto "Nuestros derechos no caerán", organizado por Familias DINCAT y el Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). Al acto, que tuvo lugar el 11 octubre en la sede de la ICAB, más de 300 personas con discapacitado intelectual o del desarrollo y sus familias denunciaron las graves dificultades que tiene el colectivo para acceder a servicios de atención básicos y esenciales para su dignidad, para su calidad de vida y su inclusión a la sociedad y también denunciaron las problemáticas que sufren por una Ley de Dependencia cada vez más desmantelada.

Actualmente, el acceso a los servicios de atención diurna y los de acogida residenciales están prácticamente bloqueados porque el departamento de Bienestar Social y Familia sólo otorga autorizaciones de ingreso en casos urgentes y en personas que acaban la escuela y necesitan un recurso de atención diurna. "Confiábamos que no llegaríamos hasta aquí, pero los recortes ya están tocando el muelle del hueso de la discapacidad intelectual porque tenemos personas a casa sin recibir ninguna atención ni ningún apoyo. Esta situación no pasaba desde hacía 30 años cuando el colectivo estaba totalmente excluido de la sociedad" va afirmado Rosa Cadenas, presidenta de DINCAT.

Según datos estimativos de DINCAT, en Cataluña hay 650 personas con discapacitado intelectual que esperan tener acceso a un servicio de atención diurna o un servicio de acogida residencial. El cálculo que hace DINCAT es que atender estas personas tendría un coste anual para la Administración de 5 millones de euros (2 millones para los casos de atención diurna y 3 millones para los casos de acogida residencial), el que equivale al 0,016% de los presupuestos de la Generalitat para este 2014.

DINCAT pide a la Generalitat que desencalle de manera urgente el acceso a estos servicios básicos y reclama al Departamento que dé respuesta a las personas que, por envejecimiento o deterioro, necesitan acceder a los servicios y que facilite el cambio de un servicio a otro para atender mejor las demandas de las personas. Además, advierte de la grave problemática social y sanitaria que puede comportar que no se ponga freno a esta situación de bloqueo. Además de las dificultades para acceder, las familias y las personas también se encuentran con problemas de movilidad interna entre los servicios. Como consecuencia, hay personas atrapadas en un servicio que no responde a sus necesidades reales, sin poder acceder a los apoyos que mejor se adaptan a ellas.

Dreta