Dincat pide más recursos porque avance el modelo de escuela inclusiva

En la Semana Mundial por la Educación reclama a los gobernantes el cumplimiento del derecho a la educación de las personas con discapacitado.

Content
Esquerra

“El modelo de escuela inclusiva en Cataluña es un modelo de buenas intenciones, pero con pocos recursos.” Así de contundente fue la presidenta de Dincat (Discapacitado Intelectual de Cataluña), miembro de la Taula del Tercer Sector Social, que pidió a las administraciones que apuesten verdaderamente por el modelo educativo inclusivo y  destinen la dotación económica  necesaria porque las familias de niños con discapacitado intelectual puedan escoger

con libertad el sistema de educación que consideren más adecuado para sus hijos. La reivindicación la hizo en el marco de un encuentro ludicoesportiva a las instalaciones de Can Dragó en Barcelona, en qué participaron alumnas de centros ordinarios y de educación especial para hacer visible una sociedad plural.

En la celebración de esta acción conjunta entre Dincat, la Campaña Mundial por la Educación y Jocviu, con el objetivo de reclamar una escuela para todo el mundo y con el lema ‘Sumamos capacidades. Por el derecho a una educación inclusiva’, Cadenas defendió el papel fundamental de las escuelas de educación especial y defendió que sean proveedores de servicios y programas de apoyo para la inclusión educativa.

Más de trescientos alumnos de escuelas de todo Cataluña participaron al encuentro del pasado 8 de abril organizada dentro de la Semana Mundial por la Educación. La acción quiso reclamar a los gobernantes el cumplimiento del derecho a ’educación de las personas con discapacitado en todo el mundo y exigir que se destinen los recursos necesarios porque la educación inclusiva sea real. La posición de Dincat, que agrupa más de trescientas entidades y que representa más de 30.000 personas con discapacitado intelectual o del desarrollo, es defender que cada familia elija la modalidad de escolarización que vea mejor para los niños, ya sea la educación especial o la escuela  compartida.

La jornada se cerró con la lectura de un manifiesto en que se recuerda que 93 millones de niños de todo el mundo tienen algún tipo de discapacitado y tienen “muchas menos oportunidades”. “En el Estado español y en Cataluña estamos inmersos en un proceso de retroceso en materia de política educativa”, se denuncia en el documento, en que se reclama igualdad de oportunidad para todos los alumnos y que “se aborde la educación desde una perspectiva de derechos”.

Dreta