Entrevista a Pere Soler, director General de Servicios Penitenciarios

"Este año licitaremos los proyectos que harán posible cerrar la Modelo el 2017”.

Content
Esquerra

1.- El pasado 30 de marzo se inició el escombro de una parte de la prisión Modelo de Barcelona. Teniendo en cuenta que el nuevo centro de Zona franca está todavía para construir, es realista pensar que el escombro se podrá completar el 2017?

El compromiso del Gobierno es este, tal y como anunció el presidente Mas el pasado mes de octubre. Nuestro calendario de trabajo tiene puesta la mirada en el 2017 y, por eso, este 2015 las administraciones tenemos previsto licitar los proyectos que tendrán que hacer posible la construcción de los nuevos centros de preventivos primarios y de abierto de Barcelona en la Zona franca. El poder disponer de estos nuevos dos centros el próximo año hará posible que el 2017 la mítica e histórica prisión Modelo de Barcelona cierre definitivamente las puertas.

2.- Teniendo en cuenta los retrasos que sufrió la inauguración de la nueva prisión de Figueres, el nuevo centro de Tarragona podrá empezar a funcionar este noviembre como se había dicho?

Desde el Departamento trabajamos porque esté en marcha antes de acabar este 2015, por lo tanto, durante el segundo semestre del año. Hay que tener en cuenta que poner en marcha una prisión no es trabajo fácil; tenemos que pensar que es como poner en marcha un municipio pequeño, en el que tienen que funcionar todos los servicios necesarios, en el que los profesionales que atienen los internos tienen que recibir la formación necesaria para desarrollar su trabajo en el nuevo centro, con las nuevas instalaciones y, por lo tanto, con las nuevas oportunidades que una infraestructura como estas permiten. Ocho profesionales ya se pusieron a trabajar en la nueva prisión, con el encargo de supervisar los espacios y los trabajos de acondicionamiento, y procurar la correcta conservación de las instalaciones, servicios y sistemas de seguridad. Y, a día de hoy, ya está en marcha el Programa de Acogida en el que los profesionales de la vieja prisión de Tarragona ya están haciendo prácticas en el nuevo centro. Por lo tanto, vamos por el buen camino para poder cumplir con el compromiso que habíamos adquirido tanto con nuestros profesionales cómo con la ciudadanía.

3.- Coincidiendo con la época de crisis económica, estos últimos años el número de reclusos a las prisiones catalanas ha bajado hasta los 9.300. Pero el propio Gobierno reconoce que en los cercanos dos o tres años podría volver a crecer hasta los 12.000. El sistema penitenciario catalán podrá afrontarlo sin renunciar al objetivo de disminuir la masificación hasta un máximo de 2 presos por celda?

La planificación de los nuevos centros penitenciarios de Cataluña, y en concreto de aquellos más modernos como Puig de las Bases y Almeces, ya prevén que sólo  pueda haber dos internos por celda. Esto pone de manifiesto que la voluntad del Gobierno catalán ha sido siempre, independientemente de su color político, la de tener prisiones donde el máximo de internos por celda sea de dos personas. Es el que corresponde a cualquier política penitenciaria de una sociedad desarrollada cómo se la sociedad catalana. En este mismo sentido, durante los próximo meses, iremos vaciando la Modelo y sólo dejaremos preventivos, que es el que corresponde. Los penados de una manera progresiva irán saliendo del centre Modelo: una cosa que hará posible, por un lado, la puesta en marcha de Puig de las Bases en Figueres, y la apertura de Cortijo de Enric en El Catllar. El objetivo de esta medida es doble: conseguir mejores condiciones por los internos y, a la vez, también más facilidad para el trabajo que tienen que hacer los profesionales.

Es cierto que desde el Departamento se decidió aplazar la construcción de nuevos centros penitenciarios en Cataluña, como por ejemplo, el de Tàrrega. Porque los datos de bajada y estancamiento de la población *penitenciaria requerían de una decisión honesta en momentos de dificultad económica. Pero, en previsión del que pueda pasar en un futuro, la Generalitat  conserva los terrenos.

4.- El índice de reincidencia de los reclusos que dejan la prisión, en el entorno del 40%, continúa siendo preocupante. Qué reformas o mejoras habría que hacer en el sistema penitenciario catalán para disminuir este índice? es sólo una cuestión de presupuesto?

Bien es verdad que tenemos una tasa de reincidencia menor que la de estados cercanos como Francia o Italia y, incluso, inferior a la que tiene el Estado español. Pero, como decís, este dato, que es de un estudio de 2007, al que nos empujan es a seguir apostando por nuevas fórmulas de tratamiento que permitan contribuir a reducirla. Y no es una cuestión sólo de presupuesto: sino de ser capaces de actualizarnos y de reinventarnos de acuerdo con las necesidades concretas de cada momento. Y así lo hemos hecho, gracias al excelente equipo de profesionales con los que cuentan los servicios penitenciarios catalanes y que acumula treinta años de experiencia. Lo explicaré con dos ejemplo: por un lado, el programa *RisCanvi que se puso en marcha el 2009 con el objetivo de evaluar y gestionar el riesgo de reincidencia de todo el conjunto de la población penitenciaria catalana, tratándose de un proyecto pionero a todo el Estado y que nacía en el marco de las recomendaciones de Comisión para el estudio de las medidas de prevención de la reincidencia en delitos graves. Y, de la otra banda, los quiero hablar de Círculos de confianza y responsabilidad, dirigido a la reinserción sociales de agresores sexuales, un programa piloto proveniente del Canadá y que impulsa y financia la Unión Europea, y que desde el 2013 se está desarrollando, también de forma pionera al Estado, en nuestro país. Es evidente que, a todo esto, hay que introducir mejoras y cambios, en medida que los proyectos avanzan. Pero, también, tenemos que mirar qué se hace en el mundo: para poder ver qué es aquello que podemos hacer aquí. Y esto si que no depende del presupuesto.

5.- Muchas entidades del Tercer Sector colaboran con el Gobierno en la tarea de apoyar y acompañar los presos más vulnerables o con dificultades especiales cuando salen de la prisión. Pero se quejan de la precariedad de su trabajo, porque las subvenciones son insuficientes y, además, las cobran muy tarde. Establecer una colaboración más intensa con las entidades que ayudan los *expresos, no haría disminuir la reincidencia?

Por el Gobierno, el papel de las entidades del Tercer Sector ha sido y es esencial para reducir la reincidencia a nuestro país. Tanto es así que, por este 2015, el Departamento destinará a sus colaboraciones con el tejido asociativo, 2,3 millones de euros, a pesar de la difícil situación financiera en la que todavía se encuentra la administración de la Generalitat. El aumento de la dotación presupuestaria de esta convocatoria hace patentiza la voluntad del Departamento de Justicia de reforzar las políticas de reinserción que se realizan desde el Gobierno de la mano de las entidades del tercer sector que han ayudado al mantenimiento y desarrollo del modelo de ejecución penal propio del país, un modelo de referencia. Es muy evidente que, sin el apoyo de las casi 80 entidades que colaboran con los servicios penitenciarios y de sus 642 personas vinculadas a estas entidades que, a día de hoy, están acreditadas para acceder en las prisiones catalanas, no seríamos capaces de hacer el trabajo que hacemos.

6.- La 'Mesa de Participación Social', formada por los representantes de las entidades del Tercer Sector que colaboran con la Dirección general, supuso un adelanto notorio en la mejora de esta colaboración. Pero en muchos centros penitenciarios los órganos de participación y diálogo con las entidades y las instituciones del territorio no acaban de funcionar. Es un reto pendiente?

Es un reto pendiente, sí. Es uno de los ejes claves del Plano director de la Mesa de Participación Social con los que trabaja con la Dirección general. Era una de las demandas de la Mesa y es por este motivo que se celebró una jornada: para darle más empujón. El objetivo principal es potenciarla, por ejemplo, introduciendo niveles de coordinación más técnicos, con objetivos claros y definidos, donde seamos capaces de lograr una mayor participación de los ayuntamientos y ser un espacio activo y útil de generación de nuevas ideas y proyectos, con la participación de todos los agentes.

7.- La Generalitat sólo tiene competencias en ejecución penal. Qué cambios legales usted cree que podría y tendría que emprender Cataluña si tuviera competencias llenas, para disponer de un modelo penitenciario más avanzado?

En línea con el que decía antes de impulsar una política penitenciaria de una sociedad desarrollada cómo es la sociedad catalana, elaboraríamos un Código Penal y una normativa penitenciaria que nos permitieran apostar por una política penitenciaria mucho más favorecedora del medio abierto y las medidas penales alternativas, enfocándola claramente para la rehabilitación y la reinserción. Por eso, rechazaríamos de entrada, por ejemplo, la prisión permanente revisable, que se ha incluido desde el Estado en la nueva reforma del Código penal, o en materia de extranjería, miraríamos de evitar que todos aquellos condenados, una vez cumplida su pena, sino son expulsados, no se encontraran en una situación irregular, y no se vieran abocados a una situación de marginalidad, una vez salen de la prisión, y no pueden trabajar a pesar de haberse preparado en un centro penitenciario de Cataluña.

 

Dreta