España lidera el abandono escolar en Europa

Casi uno de cada cuatro jóvenes españoles deja las aulas después de haber acabado la educación obligatoria: una tasa récord que sitúa España como el país de la UE con más abandono escolar prematuro.

 

Content
Esquerra

En concreto, el 23,5% de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años deciden no seguir con los estudios ni cursar ninguna formación específica un golpe superada la ESO. Son datos del último estudio publicado por el Eurostat. Esta tasa es mucho más alta entre los hombres (27,0%) que entre las mujeres (19,9%). Así se desprende de los datos publicados el pasado día 11 por la oficina de estadística comunitaria, la Eurostat, según la cual la cifra de España dobló la media europea de abandono escolar el 2013: 11,9%.

A pesar de ser el número 1 de la lista, la del año pasado es el mejor dato histórico que ha registrado España y representa una caída del 1,4% respecto al 2012 y de más de 7 puntos desde el 2005 (30,8%). Con todo, España todavía está lejos de cumplir el objetivo a que se ha comprometido con la Unión Europea: reducir el abandono escolar prematuro al 15% de aquí al 2020.

Paralelamente, el último informe de Indicadores Sociales en Cataluña (INSOCAT) publicado por Entidades Catalanas de Acción Social (ECAS) muestra que la creciente dualización social se ensaña con los jóvenes y proyecta un escenario presente y futuro desolador. Paro disparado (hasta un 45,8% entre los jóvenes de 20 a 24 años), precariedad e inestabilidad laboral, carencia de ingresos y de protección social, pocas posibilidades de recalificación laboral y un sistema educativo infradotado, con un presupuesto que se ha reducido un 17% entre 2009 y 2012, dibujan un panorama con muy pocas salidas para los jóvenes. En este contexto, la emigración aparece como una opción a la alza y sube especialmente entre los jóvenes autóctonos: el 45,5% de las personas que emigran tienen entre 16 y 34 años y son cada vez en mayor proporción autóctonos. La salida del país de los jóvenes contribuye al envejecimiento global de la población, tendencia consolidada desde principios de siglo. Los jóvenes representan hoy un 16% del total y sufren con especial crudeza las consecuencias de la crisis, que dificulta el acceso a la vivienda y pospone la decisión de tener hijos.

Dreta